martes, 31 de agosto de 2010

Pizzería La Verónica


Pizzería La Verónica & Hotel Barceló Raval
30 julio de 2010

No recuerdo con exactitud cuantos años lleva en funcionamiento esta pizzería, pero seguro que algo más de diez años, con lo cual podemos decir que somos “viejos amigos”. 
La Verónica, se ubicó durante muchos años en el Barri Gòtic, a poca distancia de la plaça Sant Jaume. La pizzería contaba con dos entradas, una en la calle Avinyò, junto a la pequeña placita de la Verónica de la cuál tomo su nombre. La otra puerta del local se abría a la plaça George Orwell (plaza del tripi, seguro que así os suena), en la cuál,  en temporada montaban la terraza de verano. Vamos un ambiente de los más variopinto.



La cosa es que por problemas relacionados con el mundo inmobiliario, hace ya tiempo se mudaron, en esta ocasión a la Rambla del Raval, lugar también variopinto, puestos a hablar, entre hoteles de “lujo” y kebabs. Tras la mudanza de barrio, la pizzería mantuvo los mismos colores, decoración y diseño, que en su día marcaron el local, lo único nuevo fueron los espacios, mantuvo también con pocos cambios su oferta gastronómica, a la que tiene acostumbrada a una clientela bastante fiel.

La Verónica es una pizzería sin pretensiones en un local agradable y cálido a pesar de su sencillez. Ensaladas, pizzas, algún que otro postre y una pequeña oferta de vinos. Mesas ni grandes ni pequeñas, nada de mantelería, vasos para las bebidas –no hay copas- y música de fondo son la ambientación para las que considero a nivel personal una de las mejores pizzas de la ciudad dentro de su estilo.


La carta de la Verónica nos ofrece para comenzar una selección de ensaladas que van desde los 7,50 € a los 10 €, desde la clásica de Tomate y Mozarrella, pasando por la de Zanahoria, Hinojo, Rúcula, Champiñones, Pollo, Pasta, Canónigos, Mojama entre otras. Todas ellas muy bien presentadas, al menos las que pudimos ver.


En cuanto a Pizzas disponemos de un amplio surtido: Margarita, Marinera, Calabacín, Berenjena, Pesto, Salmón ahumado, Atún, Quesos, Napolitana, Verduras, Rúcula Escalibada, Puerros, Roquefort, Jamón etc…

Destacan algunas pizzas propias, como La Verónica, con manzana y gorgonzola, Pizza Bruni, con crema de tomates secos y radiccio, Pizza Roquefort que se acompaña de nueces. En general todas las pizzas incorporan algún ingrediente y un toque de originalidad que las diferencia de las demás, sus precios entre los 9,50 y los 13,50 €.
Interesantes también,  las pizzas fuera de carta, como en esta ocasión que era de trompetas de la muerte.

La oferta concluye con cinco postres, tiramisú incluido a 6 €, lástima que son de corte industrial y desmerecen el nivel ofrecido por la pizzería.
La carta de vinos, muy escueta pero interesante, a destacar la calidad de los vinos de la casa blanco, rosado y tinto a 10,5 €.

En esta ocasión la cena fue rápida, dos pizzas, dos postres, un vino y un agua.

Bodega y demás


Viña Salamanca 2009, malvasía, verdejo y palomino fino. Vino de la tierra de Castilla y León.  13,5% Vol. Bodegas Valdeaguila.10,50 €
Pajizo pálido, nariz de media intensidad con marcados aromas de fruta blanca (pera), notas florales y herbáceas. En boca ligero, ácido, ligeramente amargo, no muy persistente. En retronasal vuelven los recuerdos a fruta. Un vino sencillo, pero muy agradable. La gama de vinos Viña Salamanca, son utilizados como vino de la casa, en blanco, tinto y rosado.
Agua con gas Veri. 1,70 €

Las Pizzas


Pizza espinacas. 13,50 €. Espinaca fresca, mascarpone y crema de tomates secos. La combinación de los tres ingredientes citados sobre la pizza, muy agradable.
La masa de todas las pizzas, es fina, crujiente y con un interesante olor a levadura.


Pizza del día, en este caso trompetas de la muerte. 13,50 €. Simplemente excelente. Como igualmente lo es introducir productos no habituales en otras pizzerías, en este caso algo tan estacional y particular como este tipo de seta, perfectamente manipulada y tratada.

Los postres


Un tiramisú, industrial, pero bastante aceptable y una pastel de castaña y chocolate que nos dejo indiferentes. Ambos a 6 €.


Un Café (1,10 €) fue el final de la cena.

Resumiendo…

Un local moderno y desenfadado, servicio agradable e informal junto con unas pizzas que destacan por sus toques de originalidad y calidad de sus ingredientes. Precios dentro de lo habitual, un poco fuera de lugar en los postres y ajustados en bebidas y cafés.

Total de la factura: 52,30 €     
Precio por persona: 26,15 €


Pizzería LA VERONICA  www.laveronica.es
Rambla del Raval, 2-4
08001 Barcelona
Tel 93 329 33 03
Abierto todos los días, medio día y noche




La noche no termino aquí, a mi reencuentro con la Verónica le siguió una copa en la Terraza del Hotel Barceló Raval.


Hotel Barceló Raval

Hace tiempo que los Hoteles quieren ganarse a la clientela de a pie para  sus restaurantes, y es que es difícil cubrir la inversión de cocina, sala y personal únicamente con los clientes del hotel. Formulas de lo más variadas han dando pie a ello, restaurantes gastronómicos, brunchs, cocineros reconocidos como reclamo, buffets y ofertas de todo tipo para conseguir la preciada clientela.


La asignatura pendiente: Las copas, pero parece ser que algunos hoteles ya están en ello. Una sugerente oferta, nos llevó a visitar la terraza del Hotel Barceló Raval, que se anuncia como terraza 360º, panorámica desde la cual podemos divisar la ciudad condal.


La experiencia la verdad dejo bastante que desear. El bar es prácticamente un kiosco de bebidas, la terraza un pasillo circular con bancos de plástico más propios del jardín de una casa, en algún lugar el espacio se ensancha para dar cabida a dos o tres mesas y a un mini “estanque”. El ambiente en la penumbra para poder otear el paisaje urbano. El mojito que tomamos de lo peor.


La "nota divertida" de la noche fue que al sentarme en uno de esos bancos que citaba, y dada la escasa iluminación no me percate de que el asiento estaba rebosante de un líquido: mis pantalones y ropa interior quedaron totalmente mojados, con lo cuál anduve toda la noche fresquito. Las pequeñas mesas y los bancos eran un cementerio de vasos sucios sin recoger.


Más "divertida" aún fue la respuesta del personal, no sabían como disculparse y achacaron el problema a lo poco civilizada que es la gente. Al final, según el responsable de seguridad, la culpa casi era mía por sentarme. Lo único que pude decir es que podía haber personal a cargo de vigilar las instalaciones. Desde luego los cuatro estrellas ya no son lo que eran.



9 comentarios:

  1. Bueno, las pizzas se ven muy sugerentes. Visualmente la de espinacas es muy atractiva, pero me quedo con las trompetas de la muerte que son una de mis setas favoritas.

    Voy poco a pizzerias puesto que los viernes suelo hacerme la pizza en casa con toda la liturgia correspondiente al amasado, reposo y demás. Así que normalmente no me llama la atención ir a sitios en que probablemente me sirvan una pizza peor que la que yo mismo me hago.

    Por ello, y acabando que es gerundio, me viene perfecto tener referencias de locales de calidad donde la mano de los profesionales me permitan disfrutar y si es posible aprender alguna cosita para luego aplicarla :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. LA PIZZA LA ACOMPAÑAN DE UN CAVA ROSADO VILARNAU O DE UN VINO XAREL-LO O CHARDONAY DE VILARNAU,NO?PQ NO?ESTENDER LAS CARTAS DE VINOS,SUGERENCIA PARA SUMILIER,ADIOS.

    ResponderEliminar
  3. Vaya pinta tiene la de trompetas de la muerte.....bufff...vaya hambre me ha entrado ahora................

    ResponderEliminar
  4. He ido a La Verónica un montón de veces pero al local de la calle Avinyó, el nuevo no lo conozco. Las pizzas estaban buenas, superando con creces el aceptable de la mayoría de pizzas que se encuentran por Barcelona. Paco, te recomiendo, si no lo has hecho ya, que pruebes las del Saltimboca, están impresionantes!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si Marta, ya estuve en Saltimboca, las pizzas están bastante bien, pero me quedo con la masa de las de la Verónica. La única pega de la Verónica para los que hemos sido clientes asiduos es que deberían cambiar tres o cuatro pizzas y dejar volar un poco más la imaginación.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Un año después comento esta entrada. Es curioso porque La Verónica era (y debe ser todavía) el local modernillo por antonomasia de la zona Avinyó, con camareros cool y cierto caos. Me da una pereza enorme ir al nuevo local. Pero celebro que las pizzas tengan esa calidad.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Agradezco que nos incluyas en tu blog..
    Siempre se puede mejorar y tus comentarios nos ayudan a ir en esa línea.
    Quisiera aclararte que el tiramisú lo hacemos nosotros, no así el pastel que os dejó indiferentes pero me consta que gusta a mucha gente.
    Si vuelves te recomiendo probar el "FLANtástico" o el pastel de queso ambos tb hechos en casa.
    Gracias de nuevo y esperamos mejorar para que sigamos disfrutando de "La Verònica"
    Saludos

    ResponderEliminar