lunes, 16 de noviembre de 2009

Restaurante Kasbah, Barcelona



Restaurante Kasbah, 14 de noviembre

Cocina árabe, oriental y francesa.

Han sido unos cuantos los restaurantes que he visitado en la calle Vila i Vilà. Hace ya unos años “El Abrevadero” donde conocí a Jordi Vila, antes de inagurar Alkimia, poco después “Elche” con sus arroces y no hace mucho el “Restaurante Argentino San Telmo”, del cual no hay referencias en este “blog”pero recomiendo.

El caso es que he pasado en innumerables ocasiones frente al “Kasbah”, y no ha sido hasta hoy cuando decidimos probarlo. Conocía de oídas el local, uno de los primeros restaurantes árabes de esta ciudad, abrió sus puertas hace más de 30 años, cuando el tipo de cocina que hacen podía considerarse realmente como una novedad en esta ciudad. A día de hoy realizan una cocina árabe muy bien ejecutada, casera podríamos decir, sin más.

Al cruzar la puerta, con arco incluido, nos encontramos con un local ambientado y decorado con motivos árabes, bonito, pero al local como diría mi abuela “le hace falta un lavado de cara”.

La sala se divide en distintos espacios -altillo incluido- alrededor de una fuente central, el mobiliario y decoración varia en los distintos ambientes. A nosotros nos situaron en la sala del fondo, en unas mesitas y taburetes de estilo árabe más bien incomodas para una cena, por suerte la camarera, previsora, nos habilitó una especie de mesita auxiliar.

El servicio de mesa fue un poco agitado, y se relajó durante la cena debido a que el local estaba "a tope", cena de grupo inluída y solo había una camarera, que intuyo era la propietaria por la conversación que mantuve más tarde con ella. A pesar de eso el servicio durante la cena fue más rápido que en otros lugares con muchos más camareros, la señora tenía tablas y muchas.

En la carta encontramos diferentes apartados. Las ensaladas, seguidas por los “mezze” (Humus, mutabal, hojas de parra, hojaldres). En el apartado de segundos nos encontramos los Tajine de cordero, ternera y pollo, platos similares a nuestros estofados o guisos. Diferentes tipos de cous-cous y por último diferentes pinchos de carne de los cuales nosotros heredamos nuestro “pincho moruno”. Y para terminar los postres, estos últimos un poco escasos desde el punto de vista de algún comensal.

Vino y demás

Dos botellas de Torres de Casta, rosado. 10 €. El vino no lo voy a comentar, tampoco había mucho más donde elegir.

Dos Gaseosas “La Casera”. 2,50 €. Aquí también tenían.

Apertivo

Aceitunas partidas, aliñadas y tomate a dados aderezado con aceite y vinagre y una especia picante.

Pan árabe

Primeros

Humus, crema de garbanzos con sésamo. 4 €. Creo que no necesita presentación, uno de los mejores que he comido.

Mutaba, crema de berenjena con sésamo. 4 €. Al igual que el Humus este puré, forma parte de los “mezze” (entrantes o aperitivos) tradicionales de muchos países árabes. El Mutaba, mutabal o baba ganoush se elabora con berenjenas asadas en el fuego que le proporcionan un interesante sabor ahumado, zumo de limón, ajo, comino y tahina (pasta de sésamo), todo ello en dosificaciones que no empañen el delicado sabor de la berenjena. El caso es que tanto el Humus como la Mutaba estaban excelentes.

Hojas de parra rellenas de arroz. 5,70 €. Otra de las elaboraciones clásicas, para mi gusto el arroz estaba pasado de cocción,pero muy bien condimentado.

Nems, hojaldres rellenos de pollo, maíz, guisantes, champiñones, cebolla y pimientos. 4,50 €.

Segundos

Kebbi, bolas de cordero con trigo y piñones. 7 €. Una elaboración clásica a base de carne picada de cordero, sémola y especias. La fritura se les pasó un poco


Chik kebab, pincho de cordero a la plancha. 8 €. Un picho sin más. La carne muy tierna

Cous-cous farsi, cordero,garbanzos, pasas y cebolla. 11,50 €. Creo que no necesita ninguna expplicación adicional, salvo comentar que estaba muy bueno! El toque dulzón de la cebolla y las pasas le sienta fenomenal al cordero..

Cous-cous altassi. Ternera, calabaza, calabacín, zanahoria, rábanos y nabos. 11,50 €. Idem a lo comentado anteriormente.


Tajine de kefta, albondigas de ternera en salsa de tomate con huevo y especias al horno. 10,50 €.

Creo que el plato menos acertado de la noche, una cazuelita de barro con todos los ingredientes citados arriba y horneada. El plato no estaba mal pero la salsa de tomate tenía un sabor demasiado intenso.

Postres

Pastelería oriental. 6 €. El surtido de pastelitos árabes típicos.

Madre de Alí. 6 €. Un postre a base de leche, azúcar, canela y frutos secos. Se sirve caliente, recién horneado, a todos nos recordó al arroz con leche.

Halva, turrón. 3,50 €. Un dulce que recuerda a nuestro turrón, elaborado con sémola de trigo como base y frutos secos, en este caso pistachos. Se trata de una elaboración presente en muchos países árabes con variaciones bastante importantes en los ingredientes que la componen.

1 Café, cortesía de la casa

En resumen...

Kasbah ofrece una cocina marroquí casera, bastante parca en presentación, pero muy bien realizada que nos permite hacernos una leve idea de algo tan amplio como la cocina árabe.

Como profesor he tenido la oportunidad de tener en más de una ocasión alumnas marroquís, que me han cocinado y enseñado a cocinar más de un cous cous y algún que otro plato marroquí, y puedo afirmar que la cocina de Kasbah está muy bien.

Total factura para 5 comensales: 117,5 €

Precio por persona: 23,5 €

Kasbah

Vila i Vilà, 82, 08004 Barcelona

Tel.: 93 329 83 84

4 comentarios: