domingo, 16 de septiembre de 2012

Myriam Camhi




El hecho de viajar aunque sea por motivos profesionales me abre las puertas a disfrutar de las gentes y de la gastronomía de otras culturas, algo de por sí más que enriquecedor. El verano de 2012 ha sido sin lugar a dudas el de Colombia, tuvimos la oportunidad de visitar durante cinco semanas la ciudad de Bogotá, con una escapadita a Cartagena de Indias
Faltó tiempo y dinero para descubrir más de este país, conocido por su café y por otras causas que no vienen a cuento y que empañan su imagen de cara al turismo, no dejándonos descubrir la riqueza de sus gentes y la belleza de su geografía bañada por el mar Caribe y el océano Pacífico. Un tanto inusual en mi, pero empiezo mis crónicas sobre Bogotá con algo tan dulce como una Pastelería, la de Myriam Camhi, sin duda una de las mejores de la ciudad.


Algo de historia
Con apenas 15 años Myriam Camhi preparó su primer pastel, sin saber que toda su vida estaría rodeada de moldes, espátulas, mangas pasteleras y boquillas. Fue ahí donde descubrió su amor por la pastelería y la cocina. Con el paso de los años sus tartas no faltaban en ninguna celebración con amigos o  familia,  Esa pasión por la   gastronomía  poco a poco traspasó el ámbito familiar. 
En España estábamos ocupados con el mundial de fútbol del 82 e intentando digerir a Naranjito cuando Myriam vendió su primera tarta. No pasó mucho tiempo hasta que el garaje de su casa de convirtió en un obrador, donde antes dormía el coche ahora había dos hornos, mesas de trabajo y moldes de pastelería. El primer postre que se preparó fue un merengue de chocolate y a este le siguieron una veintena de postres más.

Del garaje familiar pasaron  a la calle 93, y de ahí a una casa señorial de la calle 81 con la octava, su actual ubicación y casi seguro que dentro de poco necesitaran un lugar más amplio, pues a los pasteles se le sumó una oferta gastronómica de lo más completa.
Lo que comenzó como un pequeño negocio familiar ha desembocado en una empresa con más de cien trabajadores y siete puntos de venta.
En la pastelería, a parte de poder irnos con una torta bajo el brazo, podemos disfrutar de un desayuno para golosos, de una comida en uno de sus salones, de un delicioso batido de frutas tropicales en su terraza- excelentes los de curaba y lulo-, de una taza de té o café en compañía de cualquiera de sus dulces a media tarde o de su servicio de catering sino queremos movernos de casa o tenemos pensado realizar cualquier tipo de evento. Hay una propuesta para cada momento y una oferta para todos los gustos.
Selección de tés
Rollitos de canela acompañado de crema inglesa
Napoleón de Arequipe
30 años después Myriam Camhi continúa al pie del cañón como se suele decir,  posicionada como una de las mejores pastelerías del país. Un camino largo y difícil en el que ha contado con el apoyo de toda su familia.  Jacques Camhi su esposo a cargo de la gerencia y de los proyectos de expansión de la casa. Denise su hija  paso  de ayudar en el negocio a la vuelta del colegio a llevar a día de hoy las riendas de la producción y contratación de eventos. En todo esto Myriam no pierde detalle y aporta uno de los principales valores al negocio, su experiencia.

La visita
Eran las dos de la tarde cuando llegábamos a la calle 81 con la cra.8 y preguntábamos en la recepción por Denise Camhi; pasamos unos minutos de espera en la recepción del establecimiento, nos llamó la atención una vieja “sil-pat” enmarcada en la pared, algo que sin duda la inmensa mayoría de los clientes se preguntaran que es y porqué tienen ese extraño pedazo de material quemado por el paso del tiempo y agujereado a modo de cuadro. Fue la primera que se utilizó en la casa. 
A nuestra izquierda el expositor de pasteles volvió a captar nuestra atención haciendo que nos olvidásemos de todo lo demás.
Apareció Denise, sonriente, de mirada vivaz, se presentó y nos acompaño al piso superior, a la zona de oficinas. Siempre me llaman la atención los despachos, en este se mezclan ordenadores, papeles, infinidad de libros de cocina y repostería, moldes y muestras de proveedores.
 Tuvimos la oportunidad de conversar largo y tendido con Denise y Myriam Camhi, sobre el negocio, sus características, su historia, su trayectoria, metodología de trabajo y su planes de futuro, a parte de disfrutar de una visita a sus instalaciones y de compartir una comida informal con especialidades árabes que fueron una delicia. Probamos en primicia una versión de uno de sus postres más reconocidos, el chocoflan, todavía en fase de pruebas y que se sumará a las más de 3000 recetas que descansan en su archivo. Todo esto entre llamadas de teléfono y atención a sus trabajadores; pudimos comprobar una vez  más de primera mano el ritmo frenético que supone llevar un negocio.
Palos de canela, otra de las especialidades de la casa

Destaca en la pastelería de Myriam Camhi su afán por seguir fiel a esa imagen de torta casera, prescindiendo de artificios y decoraciones innecesarias, casi seguro que gran parte de su éxito radica en ese respeto por la pastelería tradicional.
Napoleón de Arequipe

Cheese cake de Oreo

Llama también la atención la influencia de la pastelería tradicional francesa, perfectamente fusionada con los gustos y productos locales. Encontramos a faltar el hecho de que apenas se encuentran pasteles en formato individual, algo habitual en nuestro país y que sí pudimos observar en alguna que otra pastelería de la ciudad de Bogotá.





De igual manera se nota la influencia de la pastelería de otros países de America del norte, con el uso del fondant y pastillaje en especial en los pasteles de cumpleaños o las cupcakes tan de moda en la actualidad.

Dos libros son el reflejo de todos esos años de trabajo y el regalo que Myriam Camhi hace a sus clientes y seguidores, uno de ellos dedicado a los más pequeños y el otro que recoge las recetas más tradicionales de la pastelería, tanto dulces como saladas.

Sólo nos queda agradecer a la familia Camhi su atención e interés por nuestro trabajo y nuestros blogs, esperamos poder repetir la visita en un futuro no muy lejano.
Sede Principal Calle 81 nº 8-08. Tel 345 1819
SUCURSALES 

Torre Cusezar, Calle 116 N 7 -15 Local 04. Tel 6290199
Calle 93 A N 13-41 TEL:572 4049
Centro Comercial ANDINO L-409 TEL:236 2820
C.C GRAN ESTACION L-320A TEL:221 6120
Calle 109 N 18-05 TEL:637 7653
Aeropuerto de Bogotá, salas de espera tel: 414 8849



3 comentarios:

  1. Mi marido y yo hemos vuelto a finales de abril de adoptar a nuestra hija en Bogotá.... Y al ver tu post ( ya añoraba leer alguno) no he podido dejar de recordar nuestras tardes en el local de la 93¡ Casi dos meses allí dan para mucho; espero seguir encontrando recuerdos en los próximos post

    Susanna

    ResponderEliminar
  2. Que bonito artículo. Descubrí este blog porque soy Colombiana y admiradora de Myriam Camhi. Siempre que voy a Bogotá paso por allá a comerme un pedazo de sinfonía... Lástima que no la tengamos en Cali.
    Que bueno que personas de otros países escriban tan bien de nuestra gente y nuestros lugares.
    Sin duda la mala prensa que nos hacen no nos favorece pero afortunadamente los que vienen se van enamorados y replican su experiencia para que más vengan y se den cuenta del paraiso en el que vivimos los Colombianos ;)
    Abrazos desde Colombia

    ResponderEliminar